viernes, 30 de octubre de 2009

Tema 54. La Construcción de la Comunidad Europea.

Antecedentes *

Teoría de los grandes mercados y la Unión Europea *



Historia de los grandes mercados *

El Mercado Común Europeo *

Los tratados europeos *

Los objetivos *

Las instituciones *

El Tratado de la Unión Europea, Maastricht 1992 *

El tratado de Lisboa, 2007 *



Carta de los derechos fundamentales de la Unión Europea *



Bibliografía *

Tema



Antecedentes



En realidad ninguno de los intentos anteriores al siglo XX de unificar Europa bajo un solo poder se puede considerar como antecedente de lo que hoy entendemos por Unión Europea, puesto que todos tienen como ideal el dominio de los pueblos y no la convivencia en común. Ni siquiera los nacionalismos integradores del siglo XIX, que pretendían construir un gran espacio económico donde mover con libertad mercancías y capital, y por donde pudiera circular la fuerza de trabajo y acceder a los mercados sin restricciones, pueden considerarse como antecedentes reales.



La idea de Europa es una construcción humana, puesto que a diferencia de otros continentes que tienen una unidad geográfica muy definida, Europa, en realidad, no es más que una península de Asia. Claro que eso no lo sabían los antiguos, que dividieron el mundo en continentes. Sin embargo, en esa península se dan una serie de características comunes que la individualizan, características fundamentalmente de tipo cultural. Europa es la cuna de la civilización clásica grecolatina, una civilización que hizo del latín la lengua común hasta mucho después de que hubiese dejado de ser utilizada por el pueblo, puesto que se mantuvo en las universidades, los monasterios y la liturgia, como lengua culta y de transmisión de saber. Con el tiempo esta sociedad se convertiría en el modelo civilizador de todo el mundo y llegaría a dominarlo. Otro de los aspectos culturales que unifican Europa es su base cristiana, que en épocas precontemporáneas, como la Edad Media o la Edad Moderna, es lo que constituye la auténtica unidad de Europa, sobre todo ante el peligro de invasión musulmana. Además, esta idea es la que constituye el centro del concepto de Imperio, desde el Sacro Imperio Romano Germánico a la república cristiana y la monarquía universal de Carlos V. Esta idea de Imperio y dominio persiste hasta la Europa del liberalismo y las guerras napoleónicas, los imperialismos y la paz armada. Sólo después de la segunda guerra mundial, ante el espectáculo de una Europa devastada, la pérdida de la hegemonía mundial y el inicio de la guerra fría, se ve la necesidad de una Europa unida que pueda recuperar su nivel de potencia mundial ante la política de bloques.



Sin embargo, la idea de que la unidad de Europa, puede ser la solución a las continuas guerras en las que se ve inmersa periódicamente, se remontan al siglo XVII y tienen su máxima expresión en la defensa contra el peligro exterior que supone la lucha contra el islam. Pero es, ante todo, una postura de los intelectuales como Andrés Laguna, Luis Vives, el abate Saint-Pierre, Rousseau, Kant o Benthon.



En el siglo XIX el internacionalismo obrero, los comunistas partidarios, también, del internacionalismo, los anarquistas, que fuera de todo Estado sueñan con la libre adhesión de ciudades, son los exponentes más claros de las posturas de unión europea. Aunque esto se queda en buenas intenciones cuando las guerras hacen tomar a la clase obrera posturas nacionalistas.



También el nacionalismo expansivo del siglo XIX sueña con unificar Europa, aunque en realidad lo que pretende es aprovechar el impulso unificador de países como Italia o Alemania, para que hombres como Giuseppe Mazzini sueñe con conseguir a escala europea lo que ha conseguido en Italia. De esta postura es partidario también Víctor Hugo.



Pero nada de esto va más allá de la pura especulación o las guerras de conquista, hasta después de la primera guerra mundial. Tras la paz de Versalles los países que han estado en guerra y han vencido, sienten en la necesidad de crear instituciones internacionales que garanticen la paz. El resultado de todo eso es la creación de la Sociedad de Naciones, y será en este foro donde se plantee por primera vez la idea de una Europa unida en lo político y lo económico. Será Coudehove Kalergi quien en 1922 lance por primera vez la idea paneuropea. Pero esto no será más que un ideal político. En 1924 se promulga un manifiesto en el que se recogen estos ideales, pero habrá que esperar a 1925 para que se firme el Tratado de Locarno, que no deja de ser la plasmación de unas buenas intenciones políticas.



Las ventajas de la unificación europea estaban patentes desde que en 1923 se unieron Bélgica y Luxemburgo. Este es un auténtico antecedente, por lo que tiene de acuerdo entre los pueblos y los gobiernos. A ellos se les uniría Holanda en 1943 formando el Benelux. En 1929 la Sociedad de Naciones lanza la idea de crear los Estados Unidos de Europa, pero la crisis económica hace tomar a los países medidas proteccionistas de su economía, y es la época de los nacionalismos excluyentes y los fascismos, cosa nada propicia para iniciar una unidad europea, por lo que todo queda en las intenciones políticas, y no se ha dado un solo paso hacia la construcción de una auténtica unidad europea.



Pronto llegaría la segunda guerra mundial que dejaría a Europa en ruinas y a merced de EE UU y la URSS, los dos grandes bloques que en 1946 iniciarían una guerra fría por el control de Europa, y el mundo. Es en esta época cuando se toma conciencia clara de la necesidad de una unión política y económica para recuperar su status de gran potencia. En 1946 Winston Churchill da una conferencia en Zúrich en la que advierte del peligro que supone la URSS y lo que implica, para Europa, la división en bloques que separará a Europa con un «telón de acero». Sin embargo, no será hasta 1957 cuando se firme el Tratado de Roma que pone en marcha el Mercado Común entre Italia, Francia, Alemania y el Benelux.



Teoría de los grandes mercados y la Unión Europea



En la economía capitalista contemporánea, desde la revolución industrial, la producción depende del mercado, de las posibilidades de compraventa del producto a precios baratos y sin trabas administrativas que lo encarezcan innecesariamente. Nace la idea de igualdad de adquisición de un producto, y del libre cambio. Surgen, así, los mercados nacionales, gracias al transporte, en los que dentro de una determinada zona geográfica se incluye la extracción de materias primas, la elaboración del producto y su venta. El transporte permite la creación de regiones especializadas, que buscan ventajas comparativas. Todo esto hace surgir la teoría de los grandes mercados, según la cual un país sólo es viable económicamente si incluye dentro de sus fronteras todos los procesos de producción y venta de todos los productos que consume, sin trabas administrativas que encarezcan los precios unitarios. Esto implica que los países sólo son viables si tienen un tamaño mínimo. La unidad del mercado implica la creación de un espacio por el que circulan libremente capitales, mercancías y fuerza de trabajo. Pero, al mismo tiempo que se crean mercados libres en espacios lo más amplios posible, estos se protegen de otros mercados similares y competidores, imponiendo barreras aduaneras que dificulten la competencia de otros productos creados en otros ámbitos. Esta dicotomía entre mercado nacional interior, unido y libre, y mercado internacional intervenido, genera otros problemas. En general, no es posible producir todos los productos que se consumen, por lo que hay que acudir a las importaciones, en algunos casos. Entonces, aparece la necesidad de mantener el equilibrio de la balanza de pagos. Además, la aduana servirá, como antaño, para proteger la economía nacional de las crisis económicas internacionales. En realidad, este es el criterio que se sigue en el siglo XIX cuando se crean los actuales Estados nacionales, que no están compuestos ni por pueblos, ni por criterios topográficos, sino que la idea de nación está presidida por la creación de un ámbito de libre circulación de capitales, mercancías y fuerza de trabajo, en condiciones de cierta uniformidad y sin trabas administrativas.



El mercado pequeño deja infrautilizado el sistema productivo, ya que es capaz de producir más de lo que ese mercado es capaz de consumir. En estos casos se aboga por la liberalización del mercado mundial, o la creación de un mercado más amplio. La consecución de este mercado permite la obtención de economías de escala y ventajas comparativas, con lo que descienden los precios unitarios del producto. El único obstáculo a esto son los límites que impone el transporte, de ahí que en los comienzos de la creación de los mercados nacionales lo primero haya sido la construcción de una adecuada infraestructura viaria y de grandes canales de comunicaciones.



Según el liberalismo económico, un gran mercado es más difícil, sino imposible, de controlar por un pequeño grupo de productores, creando, así, las condiciones para una competencia perfecta. Sin embargo, esto no es así, puesto que las grandes multinacionales son capaces de controlar la oferta, y por lo tanto los precios. No en vano se han hecho necesarias leyes antitrust que garanticen la libre competencia, y se han tenido que prohibir los acuerdos entre los productores de un determinado artículo. En todos los países hay tribunales de la competencia, y alterar el precio de las cosas es un delito.



Sin embargo, sí es cierto que un gran mercado proporciona precios más baratos, al suprimir las barreras arancelarias y al proporcionar un mayor número de consumidores, con lo que los precios unitarios pueden bajar, porque aunque aumente la demanda, la fábrica puede aprovechar al máximo su sistema productivo. El incremento de las posibilidades de consumo y el aumento del poder adquisitivo hace crecer los beneficios y la economía.



Historia de los grandes mercados



La creación de grandes mercados, y de mercados nacionales, no estuvo exenta de problemas, ya que determinadas zonas se oponían a perder sus privilegios al ser incluidas dentro de las fronteras nacionales, ese es el caso del País Vasco en España, por ejemplo. Las primeras creaciones de Estados mercados nacionales, Inglaterra, Francia, España, etc., a partir del siglo XVIII y XIX impulsa el desarrollo de estos países gracias al transporte, que es una condición indispensable. Pero aquí vamos a tratar de la creación de grandes mercados por la unión de diferentes Estados, que en principio no eran el mismo ni unitarios.



El caso de Estados Unidos de América es paradigmático. En la construcción de los EE UU lo primero que se plantea es la unión política. En 1776 se promulga la Declaración de Independencia, para todos los estados que lucharon contra Inglaterra. En 1787 se hace la constitución estadounidense, la primera constitución liberal, que para entrar en vigor ha de ser ratificada por todos los estados que componen la Unión. En ella queda patente que ningún estado puede poner restricciones a las medidas económicas que se tomen en las instituciones que se crean en común para todos ellos. Tampoco pueden oponerse a la libre circulación de capitales, mercancías y trabajadores. La constitución de 1787 es la creación de un gran mercado, los estados que componen la Unión no pueden poner barreras aduaneras, se promulga la unidad monetaria y recae en el Congreso de la Unión la posibilidad de reglamentar el comercio. Según este modelo, primero se toman las medidas políticas que permitan la unificación y luego las disposiciones económicas. Claro que el país está aún por construir, y no hay oligarquías con intereses muy arraigados. No obstante, el proceso generará tensiones que culminarán entre 1862-1865 con la guerra de Secesión, una guerra entre dos modelos económicos, el liberal capitalista y el esclavista.



Otro modelo diferente es el que se da en la Alemania del siglo XIX con la creación del Zollverein, heredero de la comunidad hanseática. Según este proceso lo primero es la unificación económica, antes que la política. El Zollverein se ve impulsado por el bloqueo inglés al continente durante la invasión napoleónica de Europa, a comienzos de la revolución industrial en Alemania. Los pequeños estados alemanes ven la necesidad de ampliar su espacio de mercado, pero no quieren perder su independencia política. En 1819 Baviera hace la propuesta de la creación de un espacio de libre circulación de mercancías y la supresión de aduanas. Entre 1834 y 1867 el Zollverein está funcionando con libertad en el comercio interior, y ante el comercio exterior tiene un arancel común. El Zollverein está controlado por un Congreso Aduanero en el que cada estado miembro tiene un voto, y en el que se requiere unanimidad para alcanzar los acuerdos. En 1867 esta unanimidad se convierte en mayoría. El papel preponderante de Prusia en el Zollverein será aprovechado para realizar la unidad alemana a través de la guerra franco-prusiana. Según este modelo primero se hace la unificación económica y luego la política.



Otro modelo es el de la unificación italiana, que nos advierte de los peligros de no tomar medidas contra los desequilibrios regionales. La diferencia de industrialización entre el norte y el sur benefició al norte, pues al quedar suprimidas las trabas arancelarias para la circulación de capitales y trabajadores estos se concentraron en el norte, en busca de economías de aglomeración, dejando al sur empobrecido y despoblado. La industria del sur desapareció ante la invasión de productos más baratos provenientes del norte. La agricultura del norte también era muy productiva y no necesitó del sur, por lo que no hubo especialización productiva. Lo que sí hubo fue un intenso éxodo, entre el norte y el sur, de la fuerza de trabajo, que era más barata.



El Benelux es el ejemplo de unión económica y política más reciente, y un auténtico precedente. En 1923 se unen Bélgica y Luxemburgo y en 1943 se une también Holanda, en plena guerra, naciendo así el Benelux. Lo más destacado del modelo de unificación del Benelux es la concordancia de las políticas monetarias, económicas y sociales. Hay una extrema prudencia en la puesta en práctica de las medidas, puesto que hay grandes diferencias salariales, y de capacidad industrial, entre unas zonas y otras. Bélgica es mucho mayor que Holanda y que Luxemburgo y está mucho más industrializada, por lo que hay que tomar acuerdos de compensación que permitan la especialización productiva. Tras la segunda guerra mundial el acuerdo permitió un desarrollo comercial sin igual en Europa. Los acuerdos permitieron la diversificación productiva y el desarrollo simultáneo de la industria y la agricultura.



Como antecedente inmediato de la Unión Europea puede considerarse, también, a la OCDE (OECE) Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (u Organización Europea de Cooperación Económica), que se crea en 1947 entre los países para rentabilizar al máximo las ayudas del plan Marshall. Se diseñan planes de inversión de ayuda al desarrollo en toda Europa. Pero esta es una organización que tiene muchos problemas, ante las profundas divergencias entre los países.



El primer paso efectivo hacia la construcción de la Unión Europea es la firma del Tratado de la CECA, Comunidad Económica del Carbón y del Acero, en 1951. En aquella época el desarrollo de un país se medía por su capacidad de producir acero. Este acuerdo permite la liberalización de los intercambios entre Francia, Alemania, Italia y el Benelux. Es un compromiso irreversible de integración económica que tiene como virtud la creación de unas instituciones independientes que velan por la buena marcha del tratado. Son: el Ejecutivo, el Tribunal de Justicia y la Asamblea Parlamentaria, que garantizan la coordinación de las políticas de los países firmantes. Se buscará un equilibrio entre el mercado y la producción, se fijarán las reglas de la competencia, se permitirá la libre circulación de la fuerza de trabajo (que habrá de estar homologada), se realizarán políticas de inversiones, y se planteará un nuevo problema: el de la explotación de los recursos, ya que su distribución geográfica no es uniforme. Tampoco es uniforme el precio de la fuerza de trabajo, que depende de las rentas percibidas más las cargas sociales, y como son diferentes en cada país pueden influir sobre la capacidad exportadora y competidora. Las diferencias no son tan acusadas si se comparan sector por sector, pero sí hay diferencias en asuntos como el trabajo femenino. Además, se hace necesario un desarrollo tecnológico uniforme y una reglamentación común de homologación, seguridad, medio ambiente, etcétera. Todo ello con el fin de lograr un equilibrio económico y evitar la tendencia de los capitales a concentrarse y a desequilibrar, geográficamente, la economía. El precio de la fuerza de trabajo no era suficiente para atraer los capitales estables.



Todo ello permitió la especialización de la economía en un mercado ampliado que garantizaba un esfuerzo racional y el desarrollo de las regiones menos favorecidas, asegurando la libre competencia. El problema era el definir cuál es el lugar de las diferentes regiones dentro de la economía de la comunidad.



El Mercado Común Europeo



En 1955 los ministros de Asuntos Exteriores y de Economía de los países de la CECA deciden ampliar el acuerdo a toda la economía. Esto implicaba, al mismo y tiempo, una unificación previa del régimen arancelario con respecto a terceros países, la armonización de la política general en materia económica, la coordinación de la política monetaria, la libre circulación de la mano de obra, la creación de unas reglas de competencia comunes, la creación de un fondo de inversión para las economías menos desarrolladas, y la armonización reglamentaria en el terreno social y su homologación.



Todo esto se recoge en el Informe Spaak, un estudio previo de un grupo de expertos que definió las grandes líneas del contenido del Mercado Común. Este mercado común debería tener un órgano independiente y permanente, que lleve la iniciativa de las decisiones, la Comisión Europea, un Tribunal de Justicia y una Asamblea Legislativa. Desde el principio se distinguieron dos posturas en la construcción de la Comunidad Europea: la liberal, que pretendía una simple reducción de los obstáculos al comercio, y la social que abogaba por extender el compromiso a las condiciones sociales, que influirían en el precio del producto, y la compensación con las regiones más pobres, lo que implicaba una armonización de la economía.



Las negociaciones tuvieron lugar en Bruselas en 1956. El resultado fue la puesta en común de los mercados y los recursos, y el equilibrio global de la economía. Pero no se suprimen las aduanas. Se tiende a la armonización social de las condiciones de trabajo. En estas condiciones se firma en 1957 el Tratado de Roma.



El Tratado de Roma no crea una zona de libre cambio, sino una unión aduanera. El objetivo es arrastrar a los países a una unión económica y política irreversible, pero con cuidado, para que no surjan posturas intransigentes.



En 1957 son seis los firmantes del Tratado de Roma: Francia, Italia, Alemania, Bélgica, Holanda y Luxemburgo. La Europa de los seis, que tienen relaciones privilegiadas con otras asociaciones parecidas como la EFTA (Asociación Europea de Libre Comercio), de carácter mucho más limitado y compuesta por los países nórdicos.



El Mercado Común Europeo (CEE, Comunidad Económica Europea) pronto se revela como la mejor asociación de países para permitir el desarrollo económico, y todas las naciones quieren formar parte de él. En 1970 España firma una acuerdo comercial preferencial con la CEE. En 1972 Noruega pide la integración en el Mercado Común, pero un referéndum popular lo impide, y el intento queda frustrado.



En 1973 nace la Europa de los nueve, al firmar el Tratado de Roma Inglaterra, Irlanda y Dinamarca. En 1973 hay una profunda crisis económica, pero la incorporación de estos tres países, a pesar de las dificultades, da un impulso decisivo a la Comunidad Económica Europea, hacia el desarrollo comunitario y la integración.



En 1974 se decide que el Parlamento Comunitario se vote en elecciones libres y directas por los ciudadanos, con una vigencia de cinco años. Y en 1978 se instaura el sistema monetario europeo, el ECU (Unidad de Cuenta Europea) que entra en vigor el 1 de enero de 1979. La CEE es una realidad indiscutible, que cada vez tiene más prestigio y es garantía de crecimiento económico, por eso los países que aún están fuera quieren entrar.



En 1981 firma el Tratado de Roma Grecia, naciendo así la Europa de los diez. La incorporación de Grecia, un país del sur predominantemente agrícola, crea dificultades con la política agraria común (PAC).



En 1982 sale Groenlandia de la Comunidad, su lejanía con respecto a Europa implica que no se vea tan beneficiada como el resto de Dinamarca.



Pero la CEE no sólo toma medidas económicas, sino también en el campo de la investigación y la tecnología, con la firma del Acuerdo del EURATÓN, para el desarrollo de la energía atómica. También hay proyectos para mejorar las instituciones, con el fin de llegar a la unión política. En 1983 surge el Anteproyecto de la Unión Europea, y en 1985 se hace el Informe Dooge, sobre las reformas institucionales necesarias.



En 1986 firman el Tratado de Roma España y Portugal, naciendo, así, la Europa de los doce. Estos países, como Grecia, pertenecen al sur mediterráneo, lo que traerá dificultades en la PAC. Además, las preocupaciones sociales toman más relevancia, ya que estos países tienen muchas zonas desfavorecidas económicamente. Su ingreso en la CEE se hace en pleno proceso de unificación política. En estos momentos la CEE ha cumplido los objetivos para los que se creó, y ha crecido tanto que se hace necesario un nuevo tratado. El 3 de octubre de 1990 se vuelve a unificar Alemania, al desaparece la República Democrática Alemana, integrándose en una sola, con lo que, de hecho, la Unión Europea crece, aunque no formalmente.



En 1992 se firma en Maastricht el nuevo tratado, el Tratado de la Unión Europea (UE). Este nuevo tratado ha de ser ratificado por los diferentes países, no sin dificultades, como el caso de Dinamarca que rechaza el tratado en referéndum, aunque posteriormente lo ratificará.



En 1995 firman el Tratado de Maastricht Austria, Suecia y Finlandia. Noruega rechaza en referéndum, una vez más, su incorporación. Nace así la Europa de los quince, con lo que se desvía el equilibrio europeo hacia los países del norte, más ricos e industrializados; aunque los países nórdicos tienen una amplia tradición de compensación de las desigualdades sociales.



El 1 de mayo del 2004 ingresaron en la UE 10 nuevos países. Se trata de 10 países del este de Europa: Letonia, Lituania, Estonia, Polonia, la República Checa, Eslovaquia, Hungría, Eslovenia, Chipre y Malta. Todos ellos, salvo Chipre y Malta, pertenecieron a la órbita soviética hasta la caída del Muro de Berlín. Se trata de países mayoritariamente agrícolas, sobre todo de granos. Su mano de obra es muy barata, por lo que cabe pensar que las plantas productivas se transladen a estos países. Su industria está obsoleta, y necesita una profunda reconversión para que sea competitiva. El impacto en la distribución de ayudas dentro de la UE es muy grande, ya que absorberán gran cantidad de subvenciones. Su punto más débil es la estabilidad de la economía, por lo que no ingresarán automáticamente en el euro. Esto es un freno para la instalación de empresas en estos países, ya que la mayor ventaja se adquiriría si se pudiesen hacer negocios directamente en euros. Para poder acceder al euro deberán tener un déficit que no supere el 3% del PIB, una deuda inferior al 60% del PIB, una inflación que no supere el 1,5% de la media de los países con menor inflación, y unos tipos de interés que no superen el 2% de la media de los países con tipos de interés más bajos. Todo esto debe mantenerse por lo menos dos años, por lo que el ingreso será un proceso que durará desde el 2007 al 2012 por lo menos.



Todos estos países son pequeños y aportan poca población, excepto Polonia. en total se suman unos 75 millones de personas. El caso más difícil, desde el punto, de vista político es el de Chipre, cuya franja norte está ocupada por Turquía, y mantiene un conflicto fronterizo muy tenso, que se ha estabilizado por la construcción de una «línea verde» a cargo de la ONU. La parte sur, que es la que ingresa en la UE, es de origen griego, y el conflicto se originó porque pretendían unirse a Grecia, lo que no gustó a Turquía que comenzó la invasión. Se celebró un referéndum para aprobar el plan de reunificación propuesto por la ONU pero fue rechazado en la parte griega.



El 1 de enero del 2007 firman el tratado de Maastricht, y se incorporan, Bulgaria y Rumanía. Ambos países con una renta per cápita muy baja y que necesitan muchas ayudas de Europa.



Los tratados europeos



En los tratados de Roma y en el Tratado de la Unión Europea se determinan los objetivos de la Comunidad Europea, las instituciones y la política general. Son una especie de constituciones de la Unión Europea.



El tratado fundamental en el que se plasman la mayoría de las instituciones, y su carácter, es el Tratado de Roma. Los demás son, en realidad, una ampliación de los objetivos y un replanteamiento de las instituciones, así como de la política de la comunidad, con el objetivo de alcanzar, a medio plazo, la unificación política de la Comunidad Europea. Una unión que se comenzará por la creación de una moneda común.



Los objetivos



Los objetivos que se plantea el Tratado de Roma afectan a diversos ámbitos, como por ejemplo a las mercancías, para las cuales se prohíben los derechos de aduana entre los países de la Unión. Se establece un arancel común ante las mercancías llegadas de terceros países, lo cual crea problemas en las naciones que quedan fuera. Algunos países europeos tienen acuerdos bilaterales privilegiados, con los que van a formar parte de la CEE. Tal privilegio debe desaparecer o hacerse extensivo a todos los países de la CEE. También hay problemas con EE UU que ve un frente común ante sus productos, y amparados en la OMC pretende la liberalización del mercado. El objetivo fundamental es la libre circulación de mercancías, uno de los ejes básicos de la creación de la Comunidad Económica Europea.



Otro asunto es el de la libre circulación de personas y servicios, sobre todo en lo referente a los trabajadores, a los que se garantizan todos los derechos. Para ello es necesario armonizar la política social de todos los países, de manera que sea parecida en cualquier país de la comunidad, y un ciudadano tenga garantizados los mismos derechos en todos ellos.



La libre circulación de capitales es uno de los objetivos fundamentales de la Unión Europea, ya que para algunos es el núcleo clave de la misma. Este objetivo ha sido el más sencillo de llevar a la práctica, puesto que son unos pocos los que tienen capitales de importancia, pero ha supuesto la necesidad de crear una unión monetaria que garantizara la estabilidad, el sistema monetario europeo, así como una uniformidad fiscal, para evitar la formación de paraísos fiscales que concentren la mayoría de los capitales.



También se determinan en los tratados cómo ha de ser la política comunitaria en los diferentes sectores. En materia de política exterior el tratado está influido por la OMC y la defensa de los propios intereses ante terceros, por lo que aún es uno de los aspectos menos desarrollados de los tratados.



La política agraria común (PAC) es de vital importancia, sobre todo, para los miembros del sur, que tiene una mayor proporción de la agricultura en su PIB. El objetivo de la PAC es aumentar la productividad de la tierra y asegurar al agricultor un nivel de rentas mínimo, que le permita vivir del campo con un nivel adquisitivo similar al de otros sectores. También se pretende asegurar el abastecimiento de los productos más comunes a precios razonables para los consumidores. Todo ello implica la necesidad de racionalizar las explotaciones y modernizarlas, con el fin de hacerlas más productivas. Pero, también, en contradicción con esto, se subvenciona a la agricultura de montaña, claramente deficitaria, para conservar los valores de este tipo de cultura y de población. Esta política entra en contracción con la OMC, sobre todo después de la Ronda Uruguay en 1994. Lo que se pretende es crear un mercado único con precios parecidos en todos los países miembros, y que el abastecimiento se haga preferentemente entre los países de la comunidad. Para ayudar a las regiones más desfavorecidas se ha creado el FEGA, un fondo de solidaridad financiera, y el FEDER, fondo de desarrollo regional.



En cuanto a la política de transportes el objetivo es la creación de una red densa que permita integración del mercado y la eliminación de obstáculos administrativos, como las aduanas. La creación de un mercado bien comunicado es vital para el crecimiento económico de la Comunidad.



La política comercial está dirigida por la existencia de un arancel exterior común y la defensa de los acuerdos de la OMC.



La política social ha sido una de las más discutidas y replanteadas, pero es vital para no crear desigualdades entre los países miembros. Se centra en la unificación de las reglamentaciones y la protección social. La existencia de un fondo social europeo para la educación y la preparación técnica de los trabajadores. Esto es fundamental para la movilidad de la mano de obra. Es necesaria la cooperación educativa y el tratar de ayudar a las regiones menos favorecidas. Esta política ha traído muchas tensiones, no sólo entre países, sino entre grupos de poder que entienden la protección social de diferentes maneras.



También ha traído muchas tensiones la política monetaria, ya que es la que han utilizado los diferentes gobiernos para estabilizar su economía. Pero la creación del ECU implica el compromiso de tener una cierta estabilidad monetaria. La política de los diferentes países ha de ir dirigida a la convergencia, para lograr tener una moneda única, que resistiría mucho mejor los ataques exteriores. Esta política se traduce en el sistema monetario europeo (SME) y el ECU (unidad de cuenta europea).



También se lleva una política común en investigación y desarrollo tecnológico. Se trata de tener una tecnología propia y no depender de los EE UU ni del Japón.



Curiosamente, la Unión Europea no tiene definida una política específica ni de industria, ni de energía.



Las instituciones



Los tratados de Roma y Maastricht han creado una serie de instituciones con diferentes contenidos.



El Consejo de Ministros, que tiene un representante del gobierno de cada país. Es el encargado de coordinar las políticas económicas, adoptar los reglamentos de la comunidad y el órgano encargado de tomar decisiones, que han de ser por unanimidad o mayoría cualificada.



La Comisión Europea consta de 14 miembros de los distintos países. Es un órgano independiente y vela por el interés general de la comunidad. Se ocupa de tomar decisiones y ejecutarlas en el marco del tratado. Está, pues, al margen de los gobiernos de los países.



El Parlamento Europeo, que desde 1974 se elige por sufragio universal libre y directo, por cinco años, es el órgano legislativo de deliberación y control de la comunidad.



El Tribunal de Justicia es el órgano encargado de garantizar el Derecho, en la interpretación y aplicación del tratado. Resuelve los litigios entre Estados y entre los órganos de la comunidad.



El Tribunal de Cuentas se crea en 1975, pero no llega a funcionar hasta el 1-6-1977. Tienen el cometido de controlar las cuentas de la comunidad y emitir un informe anual.



El Banco Central Europeo, es el encargado de la política monetaria y la implantación del euro, se creó el 1-1-1999. Dirige las operaciones de cambio y garantiza el buen funcionamiento de los sistemas de pago.



El Banco Europeo de Inversiones (BEI) es el encargado de conceder préstamos a largo plazo a las empresas. Financia proyectos de inversión para contribuir al desarrollo equilibrado de la Unión.



El Comité Económico y Social que tiene una función consultiva ante la Comisión Europea, el Consejo de la Unión Europea y el Parlamento Europeo. Los dictámenes son elaborados por diversos representantes cualificados en los diferentes sectores.



El Comité de las Regiones, creado en 1994 es la institución más joven. Pretende dar una voz ante las instituciones europeas a las regiones de cada país, sin necesidad de que el gobierno correspondiente sea su voz en Europa. Se trata de un órgano consultivo.



El Defensor del Pueblo, es un órgano unipersonal que defiende derechos de todos los ciudadanos de la Unión ante la Administración europea.



En general, las instituciones europeas no funcionan bien, debido al poco poder ejecutivo que tienen, y a las reticencias de los países a ceder soberanía a favor de la Comunidad Europea.



El Tratado de la Unión Europea, Maastricht 1992



El Tratado de Maastricht es, en realidad, una reelaboración de todos los tratados que desde 1957 se han ido desarrollando en la Comunidad Europea, para tener uno sólo de referencia. Su finalidad es la unión política de todos los países que componen la Unión Europea. En realidad crea la Unión Europea. Esencialmente es igual que el Tratado de Roma, pero modifica alguno de sus objetivos y amplía otros, en función de las necesidades de los nuevos tiempos.



En materia de política exterior y seguridad se pretende la defensa de unos valores comunes y el fortalecimiento de la seguridad de la Unión Europea y sus países a través de la creación de un ejército europeo: la UEO. Concibe la ciudadanía europea como una ampliación del derecho a la libre circulación e implica la facultad de ejercer los derechos civiles en cualquier país de la Unión, tanto ejercer el derecho al voto, como a ser elegido en un país extranjero. Este punto ha implicado la única reforma de la constitución española, hasta el momento, añadiendo las palabras «y pasivo» al artículo 13-2.



Otro de los objetivos es la ampliación de las competencias de las instituciones. Pero el objetivo a medio plazo más transcendente es la unión monetaria. Este es el punto clave del tratado, ya que exige una estabilidad económica y monetaria. Se trata de hacer un mercado regional efectivo, con una moneda única, el euro. El euro entró en vigor el 1-1-1999, para operaciones en mercados ficticios, y comenzó a circular como moneda real el 1-1-2002.



El tratado firmado en Maastricht se va modificando para adaptarse a las nuevas exigencias de la Unión Europea. Ha habido dos modificaciones, una en Amsterdam en 1997 y otra en Niza en el 2000, donde se fijaron las condiciones de ampliación a los países del este de Europa, pero la más importante ha sido la de Lisboa del 2007.



El tratado de Lisboa, 2007



Tras la última ampliación de la Unión Europea, y con vista a una integración mayor, el tratado de Maastricht dejó de responder a las necesidades de la Unión, especialmente en lo que a la distribución de mayorías y cuotas de poder, se refiere. Se hacía necesario un nuevo tratado para acoger con eficacia a los nuevos miembros. En el 2004 se abordó una reelaboración muy ambiciosa de todo el tratado, con bases nuevas y conceptos novedosos: el «Tratado por el que se establece una Constitución para Europa», pero en su proceso de aprobación recibió el rechazo, en referéndum, de Francia y Holanda, con lo que se hubo de abandonar a la espera de un momento mejor.



Sin embargo el Tratado de la Unión vigente seguía siendo insuficiente, por lo que los mandatarios abordaron la reforma del tratado para adecuarse a los nuevos tiempos. El nuevo tratado se firmó en Lisboa el 13 de diciembre del 2007. La modificación consiste únicamente en dos largos artículos que concretan qué artículos del tratado quedan modificados (y cómo), más las disposiciones finales y una serie de protocolos que han hechos mucho más complejo el cuerpo del tratado.



Los objetivos del tratado de Lisboa son:



Hacer una Europa más democrática y transparente, dando más protagonismo al parlamento europeo, con mayores competencias, y los parlamentos nacionales. También se da voz a a los ciudadanos a través de la «iniciativa ciudadana». Se hace una clasificación precisa de las competencias de cada cual. También se contempla la posibilidad de que un Estado miembro se retire de la Unión.



Hacer una Europa más eficaz, con métodos de trabajo y votación simplificados. Se amplían los ámbitos en los que las decisiones se aprueban por mayoría cualificada. A partir del 2014 la mayoría cualificada obedecerá al principio de doble mayoría (mayoría de los Estados miembros y de la población), y se alcanzará cuando los votos favorables representen, como mínimo, el 55% de los Estados miembros y el 65% de la población.



Crea el cargo de presidente del Consejo Europeo elegido por dos años y medio, y vincula la elección del presidente de la Comisión a los resultados de las elecciones europeas.



Mejorar la capacidad de la UE para abordar cuestiones en el campo de la justicia, la libertad y la seguridad; además de la política energética, salud pública, protección civil, cambio climático, servicios de interés general, investigación, política espacial, cohesión territorial, política comercial, ayuda humanitaria, deporte, turismo y cooperación administrativa, que se irán definiendo según las necesidades.



Hacer de Europa un actor en la escena internacional. Se pondrán en juego todas las capacidades económicas, humanitarias, políticas y diplomáticas de Europa para fomentar sus intereses y valores en todo el mundo.



Hacer una Europa de derechos y valores, libertad, solidaridad y seguridad, que conceda rango de Derecho primario a la Carta de los Derechos Fundamentales. Se especifican y consolidan los valores y objetivos sobre los que se basa la Unión. En particular, garantiza las libertades y los principios enunciados en la Carta de los Derechos Fundamentales, que pasan a ser jurídicamente vinculantes.



Carta de los derechos fundamentales de la Unión Europea



Probablemente la Carta de los derechos fundamentales de la Unión Europea se la novedad más destacada del nuevo tratado. Sustituye a la vigente carta proclamada el 7 de diciembre del 2000. En su preámbulo afirma que: «la Unión está fundada sobre los valores indivisibles y universales de la dignidad humana, la libertad, la igualdad y la solidaridad, y se basa en los principios de la democracia y el Estado de Derecho». La Carta redefine la ciudadanía de la Unión y un espacio de libertad, seguridad y justicia en el que están garantizados y se pueden reclamar. Estos derechos pertenecen a las personas, por lo que no entran en conflicto con la diversidad cultural de los pueblos.



El título I trata sobre la dignidad, aunque no aclara específicamente en qué consiste eso en las explicaciones finales aclara que se apoya en la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948. Artículo 1: «La dignidad humana es inviolable. Será respetada y protegida». Los siguientes artículos son más concretos: derecho a la vida , derecho a la integridad de la persona, prohibición de la tortura y de las penas o los tratos inhumanos o degradantes y prohibición de la esclavitud y del trabajo forzado .



El título II trata sobre las libertades, artículo 6: «Toda persona tiene derecho a la libertad y a la seguridad». También es un artículo ambiguo porque no especifica qué libertades y qué seguridad. Al igual que el anterior los siguientes artículos concretan: respeto de la vida privada y familiar, protección de datos de carácter personal , derecho a contraer matrimonio y derecho a fundar una familia , libertad de pensamiento, de conciencia y de religión , libertad de expresión y de información , libertad de reunión y de asociación, libertad de las artes y de las ciencias, derecho a la educación , libertad profesional y derecho a trabajar , libertad de empresa , derecho a la propiedad, derecho de asilo y protección en caso de devolución, expulsión y extradición.



El título III trata de la igualdad. Al igual que los anteriores comienza con un artículo general: «Artículo 20: Todas las personas son iguales ante la ley», y luego se concreta: No discriminación; diversidad cultural, religiosa y lingüística; igualdad entre mujeres y hombres; derechos del niño; derechos de las personas mayores; e integración de las personas discapacitadas.



El título IV trata de la solidaridad. En este caso se abordan directamente en qué consiste esa solidaridad: Derecho a la información y consulta de los trabajadores en la empresa, derecho de negociación y de acción colectiva, derecho de acceso a los servicios de colocación, protección en caso de despido injustificado, condiciones de trabajo justas y equitativas, prohibición del trabajo infantil y protección de los jóvenes en el trabajo, vida familiar y vida profesional, seguridad social y ayuda social, protección de la salud, acceso a los servicios de interés económico general, protección del medio ambiente y protección de los consumidores. Como se ve se trata, en realidad de derechos laborales, económicos y de la salud, en una sociedad de mercado.



El título V establece la ciudadanía europea que consiste en: Derecho de sufragio activo y pasivo en las elecciones al Parlamento Europeo, y elecciones municipales, derecho a una buena administración, derecho de acceso a los documentos, derecho de petición, libertad de circulación y de residencia, protección diplomática y consular, y establece la institución del defensor del pueblo europeo.



El título VI trata de la justicia, que consiste en: derecho a la tutela judicial efectiva y a un juez imparcial, presunción de inocencia y derechos de la defensa y derecho a no ser juzgado o condenado penalmente dos veces por la misma infracción. Además se establece el principio de legalidad y de proporcionalidad de los delitos y las penas.



El título VII establece las «disposiciones generales que rigen la interpretación y la aplicación de la carta»: Ámbito de aplicación, alcance e interpretación de los derechos y principios, nivel de protección y prohibición del abuso de derecho.



La carta incluye una larga explicación de cada uno de los artículos, por lo que para interpretarlos es conveniente tener en cuenta tanto lo que dicen como el porqué están ahí.





Bibliografía

J. F. Deniau y G. Druesne: «El Mercado Común». Oikos-Tau. Barcelona 1989

VV. AA.: «Por la Europa de la libertad: una propuesta española». Contrastes. Drac. Barcelona 1989

VV. AA.: «La Europa de los doce». Salvat. Temas Clave. Barcelona 1986

Organismos Oficiales: «La Unión Europea: Breve introducción al tratado de Maastricht». B.O.E. Madrid 1992
Web Santiago Pastrana

Tema 51. Repercusiones de la segunda guerra mundial. Las relaciones internacionales después de 1945. La política de bloques. La ONU

Introducción *

Las fuerzas políticas *



El socialismo *

El comunismo *

La democracia cristiana *

Las reformas después de la guerra *

Reformas políticas *

Reformas económicas *

Reformas sociales *

Reformas internacionales *

La guerra fría *

El bloque comunista *

El bloque capitalista *

La ONU *

Fines y principios *

Historia de la ONU *

Bibliografía *

Tema



Introducción



La segunda guerra mundial termina con la rendición sin condiciones de las potencias fascistas. Las modificaciones territoriales que se derivan de esta rendición son menores que en 1918, pero no carecen de importancia. Desaparecen los países bálticos, excepto Finlandia; Alemania ve dividido su territorio, y sus dirigentes son juzgados como criminales de guerra. Todo nazi con responsabilidades políticas es juzgado en Núremberg. El Estado alemán ha desaparecido y el territorio queda bajo la administración aliada.



Las condiciones del reparto de Alemania se toman en dos conferencias entre Inglaterra, Estados Unidos y la URSS: la de Teherán en 1943 y la de Yalta en 1945, todavía durante la guerra. Son las conferencias en las que las grandes potencias se reparten Europa, y el mundo, en áreas de influencia, según las zonas liberadas. Una vez terminada la guerra las potencias ganadoras se vuelven a reunir, esta vez en Postdam, en 1945, y se concretan las cuatro zonas en las que ha de quedar dividida Alemania y Berlín: una zona para EE UU, otra para Inglaterra, otra para Francia y otra para la URSS. Los acuerdos territoriales son parciales, indecisos e incluso tardíos.



Cuando la paz llega a Europa comienza una guerra sorda entre los vencedores, particularmente con la URSS.



Las fuerzas políticas



El final de la guerra significa el triunfo de las democracias parlamentarias frente al fascismo, y la consolidación del comunismo en «un solo país». Estas son las fuerzas que han derrotado al fascismo. Por otro lado caen muchas de las monarquías implicadas en el conflicto, excepto la británica, la japonesa y las de los pequeños países europeos. En 1946, en Italia, se hacen elecciones para traer la república. En todos los países del Este aparecen repúblicas de la mano de las democracias populares. Y todas las monarquías, como la sueca, la noruega, la luxemburguesa, la belga, etc., se hacen parlamentarias, y pierden su poder político.



Hay una renovación total del Estado y la sociedad. Vuelve la nueva sociedad de consumo de masas, que se había perfilado en los años 20. Surge, con gran prestigio, la social democracia y los partidos democráticos de izquierda. Incluso los comunistas en un primer momento se ven como los vencedores de la guerra, por encima de los EE UU, que sólo serán los salvadores de Europa tras una campaña de propaganda. La derecha está totalmente desacreditada por su tibieza con el fascismo y sus apoyos poco claros.



El socialismo



Nada más terminar la guerra todo el mundo se considera más o menos socialista. Es la ideología que más prestigio alcanza. En casi todos los países se instala en el poder tras unas elecciones libres. En Gran Bretaña ganan los laboristas, a pesar del prestigio de Churchill, que ha ganado la guerra.



El comunismo



La URSS goza de gran crédito entre los vencedores. No en vano fueron ellos los que conquistaron Berlín. Todos los partidos comunistas de los países liberados aumentan su número de afiliados.



En el este, y en los países que ha liberado la URSS, los comunistas toman el poder con la ayuda de la Unión Soviética, por la fuerza, instaurando así las democracias populares. No obstante, en algunos países como Francia, Italia y Yugoslavia, el partido comunista se desmarca del estalinismo soviético.



La democracia cristiana



Esta no es una nueva ideología, pero es la única, de derecha, a la que no le afecta demasiado el hundimiento de la derecha tradicional: liberal.



En todos los países aparecen partidos demócratas cristianos, que se alimentan del electorado de la derecha tradicional, que ha quedado totalmente desacreditada.



Las reformas después de la guerra



Reformas políticas



Las reformas políticas son de gran alcance, y se llevan a cabo en casi todos los países. Se elaboran nuevas constituciones, de inspiración democrática y con los derechos humanos como cuestión fundamental. Son constituciones que se erigen como normas fundamentales.



Se producen innovaciones en el régimen electoral, como la concesión del voto a las mujeres y la representación proporcional en las Cortes.



El Congreso se erige como cámara fundamental, y en ocasiones única. En ella se discuten las leyes que le presenta el Ejecutivo.



El número de partidos con representación parlamentaria se reduce. Los partidos son más organizados y disciplinados, introduciéndose la costumbre de la disciplina de partido y de voto.



Reformas económicas



La economía europea está virtualmente en ruinas, y no es posible salir de la situación si no se interviene en la economía desde los Estados. Se nacionalizan ciertos sectores que se consideran estratégicos, o que han sido muy afectados por la guerra. Se busca la independencia económica del país, aunque no la autarquía. Los sectores más afectados son los transportes y la producción de energía, que queda en manos de los Estados. También se pone mucho cuidado en que no aparezcan los monopolios que puedan tender a la concentración y puedan suponer un contrapoder al político.



Surge el concepto del Estado del bienestar, en el que el Estado da cobertura a la población más desfavorecida y en importantes sectores económicos, o que se vuelven obligatorios, como la educación, el desempleo o la sanidad.



Reformas sociales



En cuanto a los movimientos sociales, será el movimiento sindical el que más pujanza tenga. Gracias a su labor, crecen las rentas de los trabajadores europeos, se mejoran las condiciones de trabajo, se generaliza la seguridad social y las prestaciones por desempleo, así como la educación y numerosas coberturas del Estado se generalizan, naciendo así el Estado del bienestar.



Aparecen, además, con mucha fuerza, numerosos grupos ideológicos alternativos, sin representación parlamentaria, como pacifistas, feministas y ecologistas.



Reformas internacionales



Las relaciones internacionales son las más afectadas, después de la guerra. Se democratizan las relaciones, y alcanzan rango diplomático un gran número de países, que se van descolonizando poco a poco. En 1941 se firma la Carta del Atlántico, entre las potencias vencedoras, y en 1945 se crea la ONU para regular estas relaciones internacionales, en la que tienen cabida todos los países.



Sin embargo, las relaciones internacionales estarán presididas por la política de bloques y la guerra fría, que se inicia poco después de terminar la guerra.



La guerra fría



Los aliados de la segunda guerra mundial eran ideológicamente muy diferentes, incluso antagonistas en la concepción de la sociedad. Había profundas diferencias ideológicas, de metodología política y de concepto económico; que se habían dejado de lado durante la guerra, pero que afloran una vez terminada esta. Estas dos concepciones del mundo se enfrentan por el poder y por el dominio del mundo, y de Europa.



Europa, tras la guerra, está totalmente devastada, y es incapaz de garantizar su propia defensa. Necesitan de los EE UU y la URSS, para asegurar la paz. En las conferencias de Teherán, Yalta y Postdam, las dos grandes potencias se reparten el mundo en áreas de influencia. Esto quiere decir: que la otra potencia no intervendrá en el área de influencia ni los problemas ajenos. Sin embargo, no dejan de hacer intentos de penetración en el área de influencia contraria, lo que provoca tensiones y conflictos que durante años estarán a punto de provocar una guerra abierta. En ocasiones, esta guerra sí se declara abiertamente en el área de conflicto. El período que se abre después de la guerra es una época de continuos conflictos locales entre ambos bloques, sin que estos se enfrenten definitivamente.



Durante la liberación de Europa, la URSS ocupa todo el centro y el este del continente. Sólo Yugoslavia se libera a sí misma, pero también hace una revolución socialistas, de la mano de Tito. Estados Unidos e Inglaterra declaran que no están más que de paso, en Alemania, con sus ejércitos. Su retirada genera una situación de desequilibrio. Por otro lado, el socialismo tiene gran prestigio en Europa y en muchos países gana votos en las elecciones; incluso los partidos comunistas tienen posibilidades de ganar las elecciones en lugares como Italia. Además, la virtual ruina económica es un caldo de cultivo propicio para el avance de las ideologías socialistas, y hay una posibilidad real de que se generalice una revolución socialista en toda Europa, bajo la cobertura del Ejército rojo. De hecho, en la zona liberada por el Ejército rojo, y con el apoyo de este, se instala, en todos los países, el partido comunista en el poder, por medios más o menos pacíficos.



El proceso de toma de poder de los partidos comunistas en la Europa del este es más o menos similar en todos los países. Primero se crea un gobierno de coalición con todos los grupos que han integrado la resistencia, para organizar el Estado de la posguerra. En este momento las exigencias comunistas son muy moderadas. En segundo lugar los comunistas se hacen con los puestos más relevantes del Estado. Luego se aparta del poder, o se purga, a los no comunistas. Y por último se proclama el Estado comunista como una democracia popular, es decir: una país en el que el partido comunista controla el Estado pero no ha hecho la revolución. En estos países se declara que la igualdad y la justicia social están por encima de la libertad individual, pero poco a poco se van a convertir en dictaduras de partido, en las que tampoco se garantiza la igualdad ni la justicia social.



En 1948 se termina el proceso, con el golpe de Praga. En Checoslovaquia el partido comunista accede al poder por medio de un golpe de Estado. Esto alarma a los socios aliados. Estados Unidos y la Europa occidental empiezan a temer la extensión del proceso a todo el continente. En 1946, Churchill había advertido, en su discurso de Zúrich, del peligro de expansión comunista, y proclama su teoría del telón de acero, y de la unión de la Europa occidental contra el comunismo.



Será en 1947 cuando se materialice la ruptura de Europa en dos bloques antagónicos. La política exterior de EE UU cambia de tendencia y se vuelve intervencionista. Estados Unidos toma conciencia de ser la primera potencia mundial, aumenta su gasto militar y se lanza la doctrina Truman para detener el avance comunista en todo el mundo. Se aprueba el plan Marshall, puesto que se considera que la única forma de detener el avance comunista en Europa es con el desarrollo económico. El telón de acero se levanta no sólo por los regímenes políticos, sino también por las diferencias económicas entre ambos bandos. Se forman dos bloques enfrentados que se unen militarmente: la OTAN y el Pacto de Varsovia. Serán los futuros contendientes en una eventual guerra, y los protagonistas de la guerra fría. Alemania se divide entre los dos bloques. En 1949 se crean dos Estados alemanes con dos gobiernos diferentes, uno comunista, el de la RDA (República Democrática Alemana) y otro capitalista, el de la RFA (República Federal Alemana).



Vista la situación en la Europa occidental los comunistas son apartados de todos los gobiernos de los que forman parte. En Italia, donde tienen más posibilidades de hacerse con el poder, se crea el Pentapartido, una coalición de cinco partidos que gobernará Italia hasta 1993, con el objeto de que los comunistas no formen gobierno, aunque sean la fuerza más votada. Este proceso de instauración de dictaduras comunistas en los países del este hace que, en la Europa occidental, las políticas se desvíen hacia la derecha.



Pero la guerra fría no se queda en los límites de Europa, sino que se extiende por todo el mundo. Las grandes potencias inician una carrera armamentística que comienza por la obtención y el desarrollo de la energía atómica. Este es un conflicto sordo que amenaza con una guerra nuclear definitiva y totalmente destructiva, lo que paraliza las instituciones internacionales, como la ONU. La estructura de las relaciones internacionales se vuelve bipolar. Aún no ha surgido el Tercer Mundo, como fuerza independiente, en las relaciones internacionales.



En 1949 China proclama la República Popular sin la ayuda de la URSS. El bloque comunista gana extensión y población. En 1950 China ayuda a Corea en su «liberación» y estalla la guerra de Corea (1950-1953) en la que interviene Estados Unidos. Se enfrentan Corea del Norte contra Corea del Sur. Los modelos comunista y capitalista. Una psicosis de pánico se extiende por toda Europa ante el temor de la expansión del imperialismo ruso en Occidente. Los EE UU ayudan a Corea del Sur, con el apoyo de la ONU, y China ayuda a Corea del Norte. La guerra termina en 1953, consagrando la división del país, en torno al paralelo 38º. En 1956 comienza la intervención de EE UU en Vietnam. Una vez que los franceses han decidido retirarse, Vietnam consigue la independencia en 1945, pero por su carácter comunista entra en guerra con Francia. Las victorias comunistas llevan al acuerdo de dividir el país, en 1954, por el paralelo 17º. Este acuerdo debe ser ratificado en un plebiscito en 1956, pero estalla una guerra civil, ante la negativa a celebrar el referéndum en Vietnam el Sur, propiciada por los grupos comunistas de Vietnam del Sur: el Vietcong, y Estados Unidos comienza a intervenir en 1956, y hasta 1973. La guerra fría no tolera la neutralidad y cada país se alía a uno de los dos bandos, o bloques, formándose así alianzas militares como la OTAN, la OTASE y el Pacto de Varsovia. La política de Marshall de ayuda económica es sustituida por la ayuda militar y se inicia una carrera nuclear y de alta tecnología militar.



En 1953 muere Stalin, y accede a la dirección de la Unión Soviética Nikita Jruschev, que en el XX congreso del PCUS condena el estalinismo; iniciándose, así, un período de distensión en las relaciones entre los bloques. En 1955 se reúnen en Ginebra Dwight Eisenhower y Jruschev, pero no se acuerda nada en concreto, a parte del valor simbólico del encuentro. Las formas de la guerra fría subsisten, pero el ambiente político es otro, comienza lo que se ha dado en llamar la coexistencia pacífica.



En 1959 Fidel Castro triunfa en Cuba y se inicia una revolución comunista en las puertas de los EE UU, que intentan derribar por todos los medios. Pero Cuba recibe ayuda de la Unión Soviética y la revolución se mantiene. En 1963 la URSS pone una base militar en Cuba, con misiles atómicos. Este será uno de los episodios de mayor tensión directa entre la Unión Soviética y Estados Unidos. La crisis de los misiles termina con la retirada de la URSS, pero la guerra ha estado a punto de estallar.



En 1960, y durante todo el período, estallan numerosas crisis en los países del Tercer Mundo: todas ellas tienen de fondo el enfrentamiento entre EE UU y la URSS; desde Namibia o Angola a Afganistán, crisis que explota en 1979. La URSS invade Afganistán, y se inicia una guerra de la que se tendrá que retirar diez años después sin haber solucionado los problemas.



Tras la coexistencia pacífica, en 1980 comienza otra escalada de la guerra fría con la política de rearme que inicia Ronald Reagan; conocida en los medios de comunicación como la guerra de las Galaxias, por tener como principal motivo la colocación de misiles en el espacio. Estados Unidos trata de renovar su armamento nuclear.



Con la descolonización surge una nueva fuerza internacional con la que hay que contar en las relaciones internacionales, el Tercer Mundo, que se unen en la Organización de los Países no Alineados. Estos países tienen sus propias reivindicaciones, que difieren de la política de bloques, aunque todos tomarían partido en caso de guerra real.



En 1985 llega al poder en la Unión Soviética Mijaíl Gorbachov, un comunista que pretende transformar el sistema para que no se pudra. Inicia una serie de reformas económicas y de apertura ideológica: que es el inicio de una nueva distensión entre los dos bloques. En 1987 se reúnen en Ginebra Gorbachov y Reagan, unas conversaciones que continuarán en Washington. Las conversaciones tiene como fin el desarme de las dos potencias, desarme nuclear. Las conversaciones son fructíferas, y se inicia el desmonte de numerosas armas atómicas. El 9 de noviembre de 1989 cae el muro de Berlín, ante la presión popular que hace caso omiso de las medidas de seguridad, se sube al muro y lo desmantela. Los soldados que custodian las entradas se ven desbordados y permiten el paso entre ambos lados libremente. Comienza una serie de reacciones en todo el bloque del Pacto de Varsovia que harán caer a todos los regímenes comunistas en la Europa del este. Incluso en la URSS, que desaparece en 1991. Así termina la política de bloques y la guerra fría.



El bloque comunista



El bloque comunista es bastante homogéneo, puesto que está dominado por la URSS, que ejerce la dirección ideológica y política, pero tiene algunas diferencias internas. Se caracteriza por una importante unidad ideológica, ya que todos ellos son marxistas-leninistas y tiene un proyecto de futuro que incluye la expansión fuera del bloque. En 1945, la Unión Soviética es la guía indiscutible del bloque. Pero a partir del XX congreso del PCUS, donde Jruschev condena el estalinismo, se empiezan a demostrar las disensiones.



El núcleo original del bloque es Rusia, a la que se suman, tras 1945, las democracias populares que se van instaurando en su área de influencia. En 1948 la Yugoslavia de Tito, que había hecho su propia revolución, demuestra sus disidencias. La URSS impide la construcción de una gran república balcánica y el desarrollo de una federación en la zona. El comunismo que se practica en Yugoslavia es más pragmático y democrático, se ejerce la autogestión obrera, y hay una importante descentralización administrativa. En Yugoslavia no hay una burocracia tan desarrollada como en el resto de los países. Como consecuencia de esta disensión, Yugoslavia queda aislada dentro del bloque comunista.



En 1949 China proclama la República Popular y se convierte en un país comunista. China hace la revolución sola, sin la ayuda de la URSS, que en ocasiones, apoya al Kuomintang. El comunismo chino se sostiene por la personalidad de Mao. El modelo chino se extiende por todo el Asia: Corea, Vietnam, Camboya, etc., y tiene un gran atractivo para los países del Tercer Mundo. Cuando en 1956, en el XX congreso del PCUS se condena el culto a la personalidad dentro del comunismo, China rompe sus relaciones con la Unión Soviética, y no apoya sus relaciones internacionales. Incluso tiende a las relaciones con Estados Unidos. Es un comunismo original, y competidor con la URSS, que tiene la adhesión de Albania, el otro país disidente, de Europa. Albania tendrá el comunismo más cerrado del mundo. Al igual que Yugoslavia hizo su propia revolución.



En 1956 aparece la disensión en Hungría, en 1968 en Checoslovaquia; ambas serán aplastadas por la fuerza, con una invasión armada por parte de la URSS. En 1964 Jruschev es apartado del poder y entra Leonid Brecjnev. Se pone en marcha la teoría de la soberanía limitada. El Estado se vuelve otra vez estalinista, el estalinismo más duro, en el que no se admiten disensiones.



En 1959 triunfa la Revolución cubana, que es prosoviética, completando así el bloque y acercándolo al territorio de Estados Unidos. Todavía algunos países del Tercer Mundo, como Angola, Etiopía o Malasia intentarán revoluciones socialistas.



El bloque capitalista



Contrariamente al bloque comunista, el capitalista es muy heterogéneo, debido a las diferencias económicas entre países y a los nacionalismos arraigados.



Las disidencias son muy importantes y no hay manera de «castigarlas». La descolonización crea el Tercer Mundo, con países capitalistas que se declaran mayoritariamente no alineados, e intentarán ser neutrales. Estos países, en sus relaciones internacionales, tienen una política semejante frente a los países ricos. Algunos de ellos se hacen comunistas, como Angola, Somalia o Etiopía, pero en general son neutrales. A este bloque hay que sumarle todo América latina. Son países donde una guerra abierta entre los dos bloques, probablemente, desencadenaría una guerra civil entre comunistas y capitalistas.



Japón se convierte en una gran potencia, que hace la competencia a EE UU y Europa, y tiende a defender sus intereses.



El mundo árabe se unifica bajo el signo de su religión, en la Liga árabe, y también será un motivo de disensión dentro del bloque. Además, tiende al integrismo y lucha abiertamente contra Israel, que esta siendo sostenido por Estados Unidos. En 1960 se funda la OPEP, que controlará los precios del petróleo, la fuente de energía principal en todo el mundo. Pero su control tiene mayor importancia para el bloque capitalista puesto que el comunista tiene sus propias fuentes de abastecimiento. En 1973 la subida del precio del petróleo desencadena una crisis económica que afecta a todo el mundo capitalista, hasta 1986 en que vuelven a caer los precios del petróleo.



En este bloque se han dado, también, tendencias totalitarias como en los países de América latina o en Grecia, Portugal y España, además de en muchos de los países descolonizados.



La caída del muro de Berlín a supuesto el fin de la guerra fría, pero también el comienzo de tensiones hasta ahora camufladas, como la guerra del Golfo, y guerras civiles en muchas de las repúblicas del bloque comunista, como Yugoslavia, Georgia, Osetia, Azerbaiyán, etc. También entre los países capitalistas del Tercer Mundo ha habido guerras, sobre todo contra el integrismo islámico, como la guerra entre Irán e Iraq (1980-1989).



En el bloque capitalista las relaciones internacionales también han sido dominadas por organismos económicos como el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el GATT.



La ONU



El antecedente directo de la ONU es la Sociedad de Naciones. Ambas son organizaciones internacionales que nacen con el fin de mantener la paz y la seguridad en el mundo. Pero la ONU, a diferencia de la Sociedad de Naciones, admite en su seno a todos los países, hayan participado o no en la guerra, la hayan perdido o la hayan ganado, no como la Sociedad de Naciones que sólo admitió a las potencias vencedoras.



La historia de la creación de la ONU es vertiginosa. Comienza antes de terminar la guerra, con la firma en 1941 de la Carta del Atlántico entre EE UU y Gran Bretaña. Se trata de un compromiso para crear una organización internacional, más amplia, que garantice la paz después de la guerra. En 1942 nace la expresión Naciones Unidas, que son las que luchan contra el Eje. Aquí ya se admite a todos los aliados.



En 1943 se hace la Declaración de Moscú, junto con Estados Unidos, Reino Unido, URSS y China, en la que se comprometen a crear una organización internacional de carácter universal en la que se acojan todas las naciones. En realidad sólo es un compromiso.



Por fin, en 1945 tiene lugar la Conferencia de San Francisco en la que se adopta la Carta de las Naciones Unidas, y el Estatuto de la Corte Internacional de Justicia. Este es el acto formal de la creación de la ONU.



Los objetivos son simples: en principio crear un foro de cooperación pacífica de carácter internacional. Además, se crean organizaciones paralelas con misiones de cooperación específicas, como la FAO (Organización del Fondo para la Agricultura) o la UNESCO (Organización Educativa, Científica y Cultural de la Naciones Unidas). En 1946 se une a la ONU la OIT (Organización Internacional del Trabajo) y se crea la OMS (Organización Mundial de la Salud). En 1947 se unen el Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo, que dará paso al BM (Banco Mundial) y al FMI (Fondo Monetario Internacional). En 1956 también se une a la ONU el GATT (Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio) que había nacido al margen de la ONU en 1947, el 1 de enero de 1995 fue sustituido por la OMC (Organización Mundial del Comercio).



La ONU cuenta con unos 188 Estados miembros, que se han ido añadiendo con el tiempo, aunque la mayoría son socios fundadores. Tiene seis organismos esenciales: la Asamblea General, el Consejo de Seguridad, el Tribunal Internacional de Justicia, el Consejo Económico y Social, el Consejo de Tutela o Administración Fiduciaria, y la Secretaría General. La Asamblea General está compuesta por todos los Estados miembros de la ONU. El Consejo de Seguridad está compuesto por 14 miembros, elegidos rotatoriamente, en el que siempre están, Estados Unidos, la URSS (Rusia), el Reino Unido, Francia y China. El Tribunal Internacional de Justicia, que resuelve los conflictos entre Estados y está compuesto por 15 jueces de diferentes países, con una vigencia de 9 años. Consejo Económico y Social está integrado por 27 miembros que se renuevan cada tres años. Consejo de Tutela o Administración Fiduciaria está formado por los Estados que están encargados de un territorio, bajo tutela. Este órgano ha perdido importancia tras el fin del proceso de descolonización. Y la Secretaría General, que es un cargo unipersonal y electo, por un período de 5 años, que recae en una personalidad de reconocido prestigio. Han sido secretarios generales: El noruego Trygve Lie (1946-1952), el sueco Dag Hammarskjold (1953-1961), el birmano U Tant (1961-1971), el austriaco Kurt Waldheim (1972-1981), el peruano Javier Pérez de Cuéllar (1982-1991), el egipcio Boutros Gali (1992-1996), el ghanés Kofi Annan (1997-2006) y el coreano Ban Ki-moon, el actual desde el 2007.



Fines y principios



Los objetivos, fines y principios de la ONU pueden resumirse en: el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional, para lo que las Naciones Unidas son un foro de discusión con el fin de resolver los problemas por medio de la negociación; la libre determinación de los pueblos, aunque no se específica qué pueblos son los que tienen derecho a la autodeterminación, esta será una de las tareas más relevantes de la ONU; la defensa y promoción de los Derechos Humanos, tarea en la que encontrará numerosas trabas al tomarse por asuntos internos del país, en numerosas ocasiones; la cooperación pacífica en los terrenos como la economía, la cultura, los asuntos sociales, etc., para que las relaciones entre los Estados se solucionen por la vía del diálogo; la soberanía nacional de todos los Estados por igual, lo que implicó dar el mismo rango diplomático a las antiguas colonias que a las viejas metrópolis; la prohibición de emplear la fuerza para resolver los conflictos, que en muchos casos se queda en una declaración de intenciones; la solidaridad entre Estados; y la universalidad de la organización, para acoger en sus foros a la mayor parte de Estados posible.



El Consejo de Seguridad tiene como peculiaridad, que cinco naciones tienen derecho al veto: Estados Unidos, Reino Unido, Francia, la URSS (Rusia) y China, lo que en ocasiones dificulta su funcionamiento. En realidad, las decisiones se toman por mayoría de nueve miembros, entre los que tienen que estar siempre los cinco miembros permanentes.



El Tribunal Internacional de Justicia se creó para dirimir en los conflictos entre Estados en materias de derecho internacional, y tiene su sede en La Haya.



Historia de la ONU



Los países que integran la ONU fueron incorporándose poco a poco, según se fueron creando, e independizándose de sus respectivas metrópolis.



La guerra fría entre los aliados que ganaron la segunda guerra mundial paralizó, en buena medida, la eficaz utilización de la nueva organización, esto se notó, sobre todo, en el funcionamiento del Consejo de Seguridad, en el que tanto los EE UU como la URSS tiene derecho al veto.



A pesar de todas las dificultades, en el seno de la ONU se toman algunos acuerdos, como la creación del Estado de Israel, en 1947; y sobre todo funcionan los acuerdos de la OMC. Su labor es fundamental en el proceso de descolonización, recordemos que uno de sus principios es el reconocimiento del derecho de autodeterminación de los pueblos. En 1947 se logra la independencia de Indonesia. En 1948 se hace la Declaración Universal de los Derechos Humanos.



En 1971 ingresa en la ONU la China comunista, y en 1973 las dos Alemanias.



Sus organizaciones, como la FAO, UNESCO, OIT, OMS, y otras menos conocidas como la UPU (Unión Postal Universal) y la ICADO (Organización Internacional de Aviación Civil) tienen actividades en todo el mundo, y un gran prestigio y crédito internacional, a veces superior al de la ONU. Denuncian las situaciones de desamparo, y ayudan a remediarlas en la medida de sus posibilidades, aunque no entran en los asuntos que afectan a las grandes potencias.



Cuando 1989 cae el muro de Berlín, se inicia una nueva era en las relaciones internacionales. Una vez terminada la guerra fría se desbloquea el Consejo de Seguridad y se pueden tomar acuerdos de intervención en diferentes países, para imponer «la razón». El primer caso es el de la guerra del Golfo en 1991, pero también la intervención en la guerra civil en Yugoslavia o en Etiopía. Se crea un nuevo orden internacional, todavía por definir. No obstante, el 24 de marzo de 1999 la OTAN ataca Yugoslavia con el fin de evitar el genocidio que Milósevic está haciendo en Kosovo. Esta guerra se lleva adelante sin la intervención de la ONU, por lo que, en este caso, la OTAN ha sustituido a la ONU como árbitro en los conflictos internacionales.



Bibliografía



René Rémond: «Introducción a la historia de nuestro tiempo. El siglo XX». Vinces Vives. Barcelona 1980

Manuel Medina: «Las organizaciones internacionales». Alianza. Madrid 1979

Giuseppe Mammarella: «Historia de Europa contemporánea 1945-1990». Ariel. Barcelona 1990

Página de Internet de la ONU.
Web Santiago Pastrana.

miércoles, 21 de octubre de 2009

49. LA SEGUNDA REPÚBLICA Y LA GUERRA CIVIL.

SEGUNDA REPÚBLICA:
http://www.historiasiglo20.org/HE/13a-1.htm

http://www.historiasiglo20.org/HE/13a-2.htm

http://www.historiasiglo20.org/HE/13a-3.htm

GUERRA CIVIL:
http://www.historiasiglo20.org/HE/14a-1.htm

http://www.historiasiglo20.org/HE/14a-2.htm

http://www.historiasiglo20.org/HE/14a-3.htm

http://www.historiasiglo20.org/HE/14b-1.htm

http://www.historiasiglo20.org/HE/14b-2.htm




La guerra civil española:

 http://www.guerracivil1936.galeon.com/fpopular.htm



Sublevación militar del 18 de julio de 1936.
artehistoria.com

 Resistencia antifranquista
artehistoria.com

Sublevación contra la República.
artehistoria.com

La guerra civil española
artehistoria.com

Combatientes suizos

"Suiza prestó millones al régimen de Franco"


Pie de foto: El ministro Giuseppe Motta (centro) junto al mariscal francés Petain en un desfile militar. Imagen de 1937. (Keystone)Más sobre el tema

17.12.2008

"Me interesan los rebeldes que hacen la Historia" 05.12.2008

"Mi padre hubiera merecido el reconocimiento en vida" 02.12.2008

Suiza se dispone a saldar una deuda pendiente El 14 de febrero de 1939, Suiza se convertía en la primera democracia, después de Irlanda, en reconocer diplomáticamente a la España franquista. El historiador Ralph Hug desvela que seis meses antes del fin de la Guerra Civil un banco helvético concedía un cuantioso crédito a Franco.

Ralph Hug, figura clave en la rehabilitación de los voluntarios suizos que lucharon en España, repasa este tormentoso periodo de la Historia. Entrevista.



swissinfo: ¿Qué recordamos este sábado?

Ralph Hug: El 14 de febrero de 1939 Suiza era el primer país democrático en reconocer oficialmente al régimen del general Francisco Franco. Lo notable del caso es que en esa fecha la guerra no había terminado aún. Es evidente que puede decirse que fue un reconocimiento prematuro, pues el resto de democracias europeas se abstenían en ese momento de aceptar oficialmente a Franco.



swissinfo: Tengo entendido que Irlanda reconoció a Franco en esas mismas fechas.

Ralph Hug: Efectivamente, Irlanda reconoció al régimen franquista un día antes: el 13 de febrero. Sus motivaciones estaban basadas en el profundo catolicismo irlandés, pero no se puede comparar a la Irlanda de entonces con el peso que Suiza tenía en esos momentos. Puede decirse que Suiza fue la primera democracia de una cierta importancia en aceptar el hecho consumado de la victoria franquista.



swissinfo: ¿En qué momento de la guerra llega este reconocimiento suizo?

Ralph Hug: El 26 de enero fue la caída de Barcelona y el 1 de abril la Guerra Civil terminaba oficialmente. El reconocimiento suizo llega entonces seis semanas antes del fin de los combates.



swissinfo: Hubo países que se alinearon con Franco desde antes aún...

Ralph Hug: Los primeros países en reconocer a Franco fueron, evidentemente, la Italia fascista y la Alemania nazi. A ellos se sumó el Vaticano y todos los países que formarían el EJE, la alianza de potencias fascistas. Estos eran Japón, Hungría, Bulgaria y varios otros. ¡Todos regímenes autoritarios y dictatoriales, a los que poco después se sumó Suiza, una de las más antiguas democracias del mundo!



swissinfo: ¿Y cómo se explica este fenómeno?

Ralph Hug: Un elemento central es la presencia de Giuseppe Motta como consejero federal (ministro) de Asuntos Exteriores. Motta era un nacionalista conservador originario del cantón Tesino, con unas fuertes simpatías por el fascismo de Mussolini y el régimen nacional-católico del general Franco.



Ralph Hug, historidador. (swissinfo.ch)swissinfo: ¿Estas cuestiones son del dominio público o son revelaciones?

Ralph Hug: Sólo son conocidas entre especialistas en ciencias históricas y en círculos profesionales muy restringidos. Jamás se han tratado estos temas de manera abierta y en público. Es un tema que fue muy comentado en 1939 y que luego pasó al olvido, como tantos otros aspectos relacionados con la Guerra Civil. Es fascinante, porque se pueden leer los comunicados de la embajada suiza en Madrid de la época, y los memorandos que llevaron a la decisión del reconocimiento.



swissinfo: Informes que iban a las manos de Giuseppe Motta...

Ralph Hug: En efecto. En función de los informes que recibía de su embajador en España, Motta pudo tomar sus decisiones. Unos informes, todo sea dicho, terriblemente parciales y tendenciosos.



swissinfo: Pero la decisión final de reconocer al franquismo fue tomada por el Gobierno.

Ralph Hug: Sí. Pero el verdadero motor detrás de esa política fue el ministro de Exteriores Giuseppe Motta. Los informes que recibía de Madrid eran de una tendenciosidad increíble. Todas las iniciativas de la República eran demolidas y criticadas de forma sistemática, mientras que Franco era ensalzado. La República era esencialmente "mala" y los militares siempre vistos como "algo positivo". Se hablaba siempre de los fusilamientos de los grupos anarquistas y comunistas, pero jamás de los excesos de las tropas franquistas.



Otro detalle significativo que se deduce de la lectura de los documentos es que no se comprendió en absoluto la verdadera naturaleza de la Guerra Civil ni lo que realmente estaba en juego.



swissinfo: ¿Cómo vivió el pueblo suizo esta decisión en 1939?

Ralph Hug: Con cierta incomprensión. Pero, como decíamos antes, todos los temas relacionados con la Guerra Civil fueron silenciados durante décadas. Los medios de comunicación hablaron de "reconocimiento prematuro" y la izquierda suiza dijo que no había ninguna necesidad de reconocer a Franco antes que la guerra termine y, sobre todo, antes que las otras naciones democráticas.



swissinfo: Pero sus revelaciones van más allá. Habla usted de grandes sumas de dinero que fueron a sostener a Franco.

Ralph Hug: Así es. Estamos hablando de un crédito por valor de 12 millones de francos suizos de la época. ¡Una suma astronómica! El crédito fue concedido por el Schweizerischer Bankverein (Sociedad de Bancos Suizos) en octubre de 1938. Este banco es el 'abuelo' del actual UBS, tras fusionarse en 1998.



swissinfo: ¿Y por qué se concedieron estos créditos?

Ralph Hug: Se esperaban importantes ventajas económicas del hecho de establecer lazos tempranos con la España franquista. Obviamente, la principal motivación en la concesión de este crédito fue posicionarse de forma ventajosa con el nuevo régimen para poder hacer negocios en el futuro.



swissinfo: ¿Cómo se entera usted de esta historia?

Ralph Hug: Llevo años investigando en los Archivos Federales. Todos los documentos relativos al reconocimiento del régimen franquista están en Berna. Es un descubrimiento que me ha sorprendido y chocado. Y una anécdota final que es muy curiosa: Giuseppe Motta fue consejero federal durante nada menos que 29 años, desde 1911 hasta 1940. ¡Algo que sería inimaginable hoy en día!



swissinfo: ¿Piensa publicar estos datos en forma de libro?

Ralph Hug: Estoy preparando una serie de artículos de próxima aparición en la prensa de la Suiza de expresión alemana. Igualmente, esperamos publicar en marzo un libro que es una guía exhaustiva con todas las biografías de los voluntarios suizos que participaron en la Guerra Civil española.



swissinfo: ¿Qué conclusiones extrae usted de su trabajo?

Ralph Hug: Que si bien la política oficial de Suiza era la neutralidad, en los pasillos la realidad era muy distinta. En la contradicción evidente entre intereses económicos y valores democráticos, no es difícil ver cuáles pesaron más. En teoría, Suiza siempre ha defendido valores democráticos, pero en las sombras es evidente que se han ayudado a regímenes autoritarios y antidemocráticos.



Entrevista swissinfo: Rodrigo Carrizo Couto

martes, 22 de septiembre de 2009

TEMA 39. LA CONSTRUCCIÓN DEL ESTADO LIBERAL Y PRIMEROS INTENTOS DEMOCRATIZADORES EN LA ESPAÑA DEL SIGLO XIX.

1. LA CRISIS DEL ANTIGUO RÉIMEN (1808-1837)

2. LA ESPAÑA ISABELINA (1837-1868)

viernes, 6 de marzo de 2009

38.Revolución industrial e industrialización.

Introducción.

1.La revolución industrial.
1.1. Etapas del proceso industrial.
1.2. Condicionantes de la revolución industrial.
1.2.1. Condicionantes financieros.
1.2.2. Condicionantes técnicos.
1.2.3. La máquina de vapor.
1.2.4. Revolución del transporte, agricultura y demografía.
1.2.5. Condicionantes ideológicos y políticos.

2.Las distintas revoluciones industriales.
2.1. El país pionero: Gran Bretaña.
2.2. Francia.
2.3. Alemania.
2.4. Rusia.
2.5. España.
2.6. EEUU.
2.7. Japón.

3. Industrialización. La segunda revolución industrial.

3.1. Características.
3.1.1. La electricidad.
3.1.2. Los hidrocarburos.
3.1.3. Los nuevos medios de transporte.

3.2. El desarrollo industrial.
3.3. El crecimiento de las ramas industriales.
3.4. El crecimiento cíclico industrial.
3.5. Desigual industrialización y desarrollo en el mundo.

INTRODUCCIÓN.

Este nuevo sistema productivo esta apoyado en el maquinismo, la utilización de fuentes de energía y la división del trabajo. Además, la Revolución Industrial arrastra a una revolución agrícola, demográfica y de los transportes, influyéndose mutuamente todos estos cambios y relacionándose con el nuevo sistema capitalista y la concepción racional y liberal de la economía y la sociedad y que sustituirá al "antiguo régimen" desembocando en la era contemporánea.

1.LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL.

1.1.Etapas del proceso industrial.

La Revolución Industrial es un proceso inacabado que ha pasado por diferentes fases, cada una de ellas es el resultado de diversos factores económicos, financieros, técnicos, demográficos, sociales, culturales y políticos, encontrándonos en la actualidad deentro de un nuevo proceso de cambio.

Voy a dividir este proceso en tres partes:

1. Desde finales del siglo XVIII, iniciada ya en Gran Bretaña, hasta finales del siglo XIX que ya se ha extendido por el occidente europeo y EEUU. Llamada también paleotécnica, caracterizada por el carbón y el vapor como fuentes de energía y el hierro como materia prima. Las principales construcciones son mecánicas y textiles y conviven los nuevos sistemas de producción con los tradicionales.

2. Desde finales del siglo XIX hasta 1960, calificada como neotécnica y caracterizada por el petróleo y la electricidad como fuentes de energía y las aleaciones de acero, el aluminio, la electromecánica, la química y los avances de las comunicaciones y como símbolos el automovil y el avión.

3. En la que nos encontramos actualmente y que aún no ha terminado, se trata de la revolución de la informática y la electrónica, la energía atómica y la terciarización de la economía.

1.2. Condicionantes de la Revolución Industrial.

A la primera fase es a la que se llama con propiedad "Revolución Industrial". Las causas generales venían preparándose en los siglos anteriores mezclándose las económicas y financieras, técnicas, demográficas, sociales y políticas, primero en Inglaterra, extendiendose rápidamente por todo el continente y estando preparada para extenderse a otros continentes.

Sin embargo, las condiciones básicas fueron financieras y técnico-científicas, siendo el resto complementarias.

1.2.1.Condiciones financieras.

Las condiciones financieras que marcan la primera revolución industrial serán creadas por el capitalismo comercial, producido por los beneficios de la actividad mercantil y el financiero propiamente dicho, nacido del comercio del dinero. En la época pre-industrial la riqueza se encontraba en manos de las grandes compañías de comercio marítimo y en los bancos.

1.2.1. Condicionantes técnicas.

El siglo XVIII es testigo de muchos descubrimientos que van a permitir cambios en la producción de gran transcendencia.

El primer cambio se producirá en la industria textil alrededor de 1730 que será el inicio de los transcendentales cambios que se producirán en la producción de hilados y de tejidos. Lanzadora volante, máquina de hilar por medio de rodillos y husos, hiladora continua..., pero será en 1785 con la invención del telar mecánico y su perfeccionamiento a principios del siglo XIX cuando se iniciará la primera industria textil en Manchester. Aunque la industria textil fue la pionera de la revolución industrial, de cerca le sigue la metalurgia, con el descubrimiento de la "coquificación" que permite el uso de carbón mineral para obtener la fundición del hierro hacia 1730. Sucesivos descubrimientos irán permitiendo la posibilidad de convertir el metal en más maleable. Durante todo el siglo XIX se multiplicará la producción de carbón y hierro a la par que se desarrolle el resto de la industria y ya en el XX nuevos avances de aleaciones, laminados...

La industria química se desarrollará muy poco después, ssiendo básica como es para otras industrias como la textil, del papel, curtidos, metalurgia, vidrio...

1.2.3. La máquina de vapor.

El descubrimiento de la máquina de vapor por Watt en 1763 será el que dará verdadero carácter a la revolución industrial, abriendo además la posibilidad de utilización de una nueva fuerza motriz, el vapor.

1.2.4. Revolución del transporte, agricultura y demografía.

Son a la vez causa y efecto de la revolución industrial, yo prefiero encuadrarlas como revoluciones complementarias.

El transporte era imprescindible para el comercio y la expansión de las nuevas técnicas. Por ejemplo, los avances en la técnica en la navegación será lenta, pero la construcción de barcos de hierro y la incorporación a éstos de la máquina de vapor y la hélice al sistema de propulsión en la decada de 1820 permitió la travesía del Atlántico de una forma más rápida y segura. Aún así el invento de mayor trascendencia fue el ferrocarril (por Stepehnson 1814 locomotora), que supuso además un motor de desarrollo para la industria siderúrgica por las grandes cantidades de hierro y carbón necesarias para su construcción. A mediados del siglo XIX funcionaban en Europa unos 35.000 Km de vías férreas.

La revolución agraria fue sobre todo una revolución de los cultivos, introducción de nuevos productos y la supresión del barbecho, todo ello fomentado por la demanda de alimentos de una poblacíón industrial creciente en las ciudades y con una mano de obra excedente en el mundo rural que emigrará a la ciudad para empezar a formar parte del sector secundario.

La revolución demográfica será paralela a la de los cultivos que proporcionarán más alimentos y por los adelantos de la higiene y la medicina, ligados a los descubrimientos científicos. Esto permitirá pasar a la población europea, entre 1800 y 1900 de 180 a 400 millones de habitantes. Además la presión demográfica que se originará llevará los excedentes hacia América.

1.2.5. Condicionantes idelógicos y políticos.

Los nuevos cambios producidos a partir de la segunda mitad del siglo XVIII serán llevados a cabo por una nueva clase social: la burguesía.

El primer cambio desde el punto de vista ideológico se produce durante la Ilustración con su concepciones racionalistas y empiristas y la defensa de la libertad del individuo. El cambio será primero hacia el despotismo ilustrado y más tarde hacia el sistema parlamentario.

En el plano económico supone la revisión de las doctrinas mercantilistas y el paso a las teorías liberales clásicas, primero con el fisiocratismo de Quesnay, que permite alcanzar después el liberalismo económico basado en el librecambio (Adam Smith, Malthus, Ricardo) construyendose así el edificio teórico del capitalismo industrial en el que domina la nueva clase burguesa, mientras se va creando una nueva clase social: el proletariado.


2. LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL EN LOS DISTINTOS PAÍSES.


2.1 Gran Bretaña. (país pionero)


Será en Inglaterra donde tendrá lugar el comienzo de la revolución industrial, aproximadamente desde 1725, pero siendo un hecho consumado a principios del siglo XIX, debido a factores económicos, financieros, políticos y sociales, además del empirismo y pragmatismo de sus habitantes. Además desde hace más de un siglo cuentan con un sistema de gobierno avanzado y un pensamiento y conocimiento técnico que favorecerán las innovaciones técnicas y el desarrollo de la revolución.
Como en el resto de Europa, Inglaterra en principio cuenta con una población especializada en en la elaboración de lana casi ostentando un monopolio. A partir de la conquista de la India, se introducira de forma muy rápida el algodón. La fabricación de tejidos de algodón provocará un cambio radical que formará la industria textil, en la que los ingleses desarrollarían todos los avances técnicos necesarios.